Thursday, 27 April 2017

Del pop a los urbano

Es amante de la música pop, pero su camino artístico lo llevó por el género urbano. Tiene 23 años, se considera una persona celosa, posesiva y poco expresiva. Así es Kelvin Flores, integrante del dúo nacional de reggaetón Los Duckes.

 ¿Es cierto que tu 
carrera artística fue 
en la música pop?

Mis papás me inscribieron al Conservatorio Nacional de Música cuando era niño, y me subí por primera vez a un escenario en un concurso  escolar. A los 17 años fundé Más que amor, una “boy band”, pero solo para ligar patojas en los colegios.

 

¿Pensaste que ibas a ser reggaetonero?

Jamás. Yo los miraba como mareros, tenía un mal concepto de ellos. Tity (su compañero en Los Duckes) fue la piedra en mi camino.

 

¿De quién tenías una mala impresión?

J Peace es un claro ejemplo. Su música es obscena y tonta, como su canción Pamela Chu. Hay que hacer buen reggaetón y por gente como él no hay crecimiento en el género. En lugar de mejorar siempre empeora.

 

O sea que hay malos 
reggaetoneros...

Me van a linchar por lo que voy a decir, pero Nica Boy es de los peores. Hay algunos de la compañía Nova Records que también lo son, porque abusan del efecto de grabación Auto Tune  y demeritan al género urbano.

 

¿Entonces es música 
vulgar?

Yo pensaba así y lo comprobé en su tiempo, pero todo cambia. Hay quienes no cantan nada, pero por tener plata compran la fama. Mirá a Danny Sanjose y a Luis de León, tienen dinero, pero no son buenos y solo estorbo hacen en el género. Hay otros como Ale Mendoza, él tiene talento y ha pegado varias rolas.

 

Y en el pop, ¿a quién consideras buenos y malos?

Napoleón y Carlos Peña son de lo más rescatable del país. Creo que, además de dinero para invertir, les faltan buenas composiciones para destacar. Malos... ¡uf!, hay un montón y se dan a palos con el reggaetón. No creo que me alcance el espacio para mencionarlos.

 

Los Duckes lleva nueve años de trayectoria y no trasciende. ¿Será este su año?

¡Tiene que serlo! Estamos ultimando detalles para lanzar nuestro disco y sé que vamos a lograr el éxito. Pero si no, a saber qué pueda pasar porque Tity también canta en otro grupo.

 

Hablando de Tity, ¿le tenés envidia?

Para nada, le tengo respeto y admiración. Para bien o para mal, es mi padrino musical. Lo  que tenemos son diferencias en el escenario, antes yo era tímido, pero ahora competimos por sobresalir cada quien cuando cantamos.

 

¿Te has conectado a alguna patoja durante las presentaciones?

El cantante que te diga que no se ha ligado a una chava en un concierto es mentiroso, te lo puedo garantizar. Pero es una etapa en la carrera de cada artista, la aventura se disfruta por un momento, pero conforme vas madurando te das cuenta que es momentáneo y no te lleva a mayor cosa. Además, andar enamorando a patojas te distrae de tu camino artístico.